Por Qué El Aire Acondicionado Huele Mal – Causas

Hay veces que no nos explicamos el por qué un aire acondicionado huele mal, sobre todo cuando en la habitación en la que la usamos no hay malos olores ni tampoco se fuma, pero lo cierto es que sin venir a cuento podemos empezar a notar que un cierto olor extraño aparece cuando encendemos el aparato del aire acondicionado.

No necesariamente tiene que aparecer el olor por un factor externo, sino que puede ser debido a una mala instalación o a algún problema en la misma.

Para que quede todo mucho más claro vamos a enumerar las posibles causas que causan malos olores en diferentes apartados.

Filtros Sucios

Una causa común de malos olores es la de los filtros sucios. Muy frecuentemente olvidamos que los equipos de aire acondicionado requieren de un mantenimiento preventivo por lo menos de una vez al año, donde la limpieza de filtros es un punto super importante para que nuestro equipo funcione al 100%.aire acondicionado huele malCuando pasamos por alto este mantenimiento y no se limpian los filtros, las partículas que hay en el aire se depositan en ellos y estas dan lugar a que aparezcan diferentes bacterias que son las causantes de los malos olores, sobre todo de ese olor a humedad o «vinagre», debido a hongos y bacterias.

Cuando esto ocurre y los filtros se saturan de suciedad estas partículas empiezan a colarse al interior de la unidad, depositándose en el intercambiador, la bandeja de desagüe y el mismo ventilador (ver imagen).

Aunque no lo creas esto pasa, y la razón principal es porque cuando el filtro empieza a saturarse no atrapa la suciedad como cuando está limpio, esto es así ya que los filtros del aire acondicionado están hechos de nailon, un material que con el mismo paso del aire se carga de electricidad estática, atrayendo en mayor medida las partículas que en el aire se encuentran.

Este punto es el más importante para mantener a nuestro aire acondicionado fuera de los malos olores. Cuando la suciedad ha pasado el filtro y se ha depositado en el intercambiador interior, la bandeja de desagüe y el ventilador, la limpieza se hará mucho más difícil y costosa.

Lo recomendable cuando vemos que nuestros filtros están ciegos de suciedad es revisar las partes antes mencionadas, ya que de no ser así los olores seguirán apareciendo incluso una vez que los hayamos limpiado.

Lee más: Cómo limpiar un acondicionado.

Olores a comida

Si tenemos un split en la cocina, por ejemplo, es normal que cuando ponemos en marcha el equipo nos vengan olores a pescado, grasa, etc…

En estos casos hay que limpiar los filtros con mucha más regularidad, ya que corremos el riesgo de que el intercambiador se sature de grasa. Por tanto, si sueles usar mucho el aire en la cocina, intenta limpiar los filtros cada 3 meses.

Mala Instalación

Uno de los puntos más importantes que un instalador tiene que tener en cuenta es la instalación del desagüe, ya que este tiene siempre que tener pendiente para que el agua salga por su propio peso y no se estanque en la bandeja. Si esto ocurre y el agua no sale correctamente esta se quedará estancada y con el tiempo empezará a oler mal.

Es muy importante que el desagüe tenga un sifón hecho en caso de ir conectado directamente al desagüe de otra máquina como por ejemplo la lavadora, (esto ocurre frecuentemente cuando se instalan máquinas de conductos en los baños o lavaderos) o de cualquier otro sitio donde se produzcan olores, ya que cuando no haya agua en el mismo los olores subirán por la tubería y cuando encendamos el aire lo repartirá por toda la habitación o casa.

Olor a gas

Si hay una fuga en el circuito del aire acondicionado de la unidad interior, puede producir olores a gas. Aunque el olor del gas del aire acondicionado no es como el del gas butano. Si hueles a gas butano no busques en tu equipo de a/a y descarta esa opción.

Olor a quemado

Si el equipo sufre algún problema eléctrico, es muy probable que huela a quemado, si este es el caso, desconectar inmediatamente el equipo de la red eléctrica y avisar a un profesional para que lo revise.

Un buen olor crea un mal olor

Cuando tengas el aparato del aire encendido nunca uses ambientadores de ningún tipo, porque estos olores que un principio huelen de maravilla al pasar una y otra vez por los filtros y por el interior del equipo creará un olor insoportable cada vez que la máquina empiece a ventilar.

Lea más: Cómo mejorar la calidad del aire en interiores

Esto ocurre porque las partículas se pegan a los diferentes componentes creando con el tiempo un olor asqueroso. Si tienes tu aire acondicionado siempre limpio con sus mantenimientos al día y demás pero sigue habiendo mal olor, vigila que no estés usando ambientadores tales como los que se enchufan en la pared, inciensos, rociadores o cualquier tipo o clase de ellos.

Estos olores son muy difíciles de solucionar una vez aparecen porque ten en cuenta que el aire para enfriarse o calentarse tiene que pasar por todo el circuito interno del aparato, quedándose así todo impregnado con estas sustancias. Así que si usas ambientadores te recomiendo que por lo menos cuando tengas el aire acondicionado funcionando no lo uses.

Lee también: Evitar olores en el aire acondicionado del coche.

Encontrar la fuente del mal olor

Sabiendo todo lo que hemos descrito más arriba, ya solo nos queda averiguar por qué nuestro aire acondicionado huele mal y de dónde viene el mal olor para poder solucionarlo.

Existen múltiples rociadores milagrosos que prometen quitar el mal olor del aire acondicionado, pero la realidad es que si no encontramos la fuente del olor y el problema en cuestión, difícilmente lo resolveremos. Así que si tu aire acondicionado huele mal, ponte manos a la obra y busca de dónde viene el mal olor.

Cómo quitar el mal olor del aire acondicionado

La mejor opción para quitar el mal olor de la unidad interior es lejía rebajada con agua. Simplemente busca una botella y un pulverizador y llénanos en esta proporción:

  • 1/4 del recipiente con lejía.
  • 3/4 del recipiente con agua.

Ahora, una vez limpios los filtros, rocíalos con con el agua con lejía y déjalos secar sin enjuagar. Posteriormente echa el contenido de la botella en el radiador o intercambiador interior, de manera que el agua caiga en la bandeja de desagüe y la desinfecte, además de desinfectar y limpiar el tubo de desagüe.

Si la turbina de ventilación está sucia (como se ve en la imagen superior), no quedará mas remedio que limpiarla bien con una brocha o cualquier otro utensilio que quite toda la suciedad. una vez hecho, pulverizar con el agua con lejía igualmente.

¿Qué hago si mi aire acondicionado huele mal y no enfría?

En este caso puede que el exceso de suciedad, bien en los filtros, en la bandeja de desagüe o cualquier otra zona de la máquina interior, haya provocado una avería, lo que puede llevar a que el equipo funcione pero no enfríe o no lo haga como debería.

En este artículo puedes ver algunas causas, pero lo más recomendable es ponerte en contacto con un profesional que pueda revisar el equipo.

Ten en cuenta que la proliferación de hongos y bacterias puede poner en riesgo tu salud, por tanto, una falta de mantenimiento en el aire acondicionado puede poner en riesgo tu salud y la de tu familia.

Algo que es de suma importancia y que tienes que tener siempre en cuenta, es que un buen mantenimiento alarga la vida útil de tu aire acondicionado. Lo mismo ocurre con cualquier otra máquina, por ejemplo un coche. Si realizas un mantenimiento periódico, es seguro que tu equipo durará muchos más años.