Mitos y verdades sobre el consumo de energía del aire acondicionado

*Actualizado el 31/01/2018

¿Crees que el aire acondicionado es el villano más grande en tu factura de electricidad? Porque sepa que un electrodoméstico bien instalado, de buen tamaño y correctamente utilizado consume menos energía que una ducha eléctrica, por ejemplo.

Y pensando en las diversas dudas de los consumidores sobre el consumo energético del aire acondicionado, el portal Webarconditioned decidió desvelar los principales mitos y verdades sobre este tema. Ver el vídeo:

Ahorre realmente utilizando nuestra exclusiva comparación de precios de aire acondicionado

Qué es verdadero y qué es falso en el gasto de energía

1 – La instalación no interfiere con el consumo de energía

La instalación correcta indicada por el fabricante facilita el funcionamiento del dispositivo. Una instalación realizada de forma distinta a la recomendada por el fabricante interfiere en su funcionamiento, haciendo que funcione de forma incorrecta, consumiendo más energía.

2 – Existe un tipo de equipo adecuado para cada tipo de entorno

Eso es correcto. Existen dispositivos adecuados para cada tamaño de entorno, intensidad y flujo de personas. Para ambientes medianos y grandes, por ejemplo, los expertos indican el piso del techo.

3 – La temperatura no interfiere con el consumo de energía

Mantener la temperatura del aire acondicionado al mínimo (refrigeración) y al máximo (calefacción) consume más energía. Mantener el ambiente a una temperatura entre 22ºC y 24ºC, evita gastos innecesarios de energía y es más adecuado para el cuerpo humano.

4 – El condensador en área cerrada no influye en el consumo del dispositivo

La unidad exterior debe estar en un lugar donde haya circulación de aire, para evitar el retorno del aire inflado.

5 – El aire acondicionado es más económico

Es verdad. Los inversores funcionan como convertidores de frecuencia, ya que controlan la velocidad de compresión del equipo. El compresor nunca se apaga, evitando picos de tensión y fluctuaciones de temperatura.

6 – Cuanto más potente es el dispositivo, más consume energía

Es verdad. Un dispositivo con 18000 BTU consume más energía que un dispositivo de 12000 BTU, por ejemplo. Pero tenga cuidado, porque el uso de un dispositivo con menos potencia que la indicada para el medio ambiente, aumenta enormemente su consumo de energía. Es por eso que el tamaño correcto es muy importante.

7 – Para consumir menos energía lo ideal es apagar si se deja el entorno por un corto tiempo y volver a encenderlo al volver

Mito. Encenderlo y apagarlo con demasiada frecuencia lleva a un mayor consumo de energía. Si sale de la habitación por poco tiempo, hasta 20 minutos o media hora, déjela encendida para evitar el consumo máximo de energía y apáguela.

8 – Dejar la ventana abierta con el aire acondicionado encendido aumenta el consumo de energía

Es verdad. Además de consumir más energía, este descuido puede comprometer el funcionamiento del aparato. Lo ideal es que todas las puertas y ventanas se mantengan bien cerradas.

9 – Mantener los filtros limpios evita gastos innecesarios de energía

Es verdad. Los filtros sucios impiden la libre circulación del aire, obligan al aparato a trabajar más duro y, en consecuencia, a consumir más energía.

10 – Los dispositivos estampados Procel A son más económicos

Es verdad. El Procelid identifica los equipos más económicos, según la eficiencia energética medida por la CEE (Energy Efficiency Coefficient) y cuanto más grande sea la CEE, más eficiente y económico será el dispositivo, la clasificación se divide en A, B, C, D y E.

El aire acondicionado no tiene que ser el peor villano en las perlas de luz, sólo usarlo adecuadamente, mantener los filtros limpios y realizar un mantenimiento preventivo.

¿Alguna otra pregunta sobre el consumo del dispositivo? Envíenos sus comentarios.

Léelo también: 10 consejos para ahorrar energía en el aire acondicionado

También te puede interesar