El Termostato – Tipos y Características

Los termostatos son dispositivos que controlan la temperatura en un determinado punto accionando un control eléctrico (todo o nada), que a veces puede ser conmu­tado, con el cual se realizará un control sobre un elemento de accionamiento eléctrico.

Existe una gran variedad de termostatos. En el funcionamiento de una máquina frigorífica podemos encontrar termostatos para controlar la temperatura de los fluidos con los que el refrigerante intercambia calor, bien sea en el evaporador o en el condensador, y controlar el funcionamiento de la máquina si la temperatu­ra de estos fluidos sobrepasa o desciende cier­tos valores.

Termostato de ambiente

Su misión es la de controlar la puesta en marcha y paro de algún elemento, para de esta forma, poder mantener las condiciones deseadas de temperatura en el interior del local o recinto que se desea climatizar.

termostato ambientePueden ser de bimetal o bien montar un elemen­to sensible que normalmente está constituido por un fuelle y un bulbo, y que en su interior contiene una carga de fluido.

Cuando la temperatura del bulbo termostático se eleva, la presión existente dentro del elemento termostático hace extender o dilatar el fuelle, y por medio de unos ele­mentos mecánicos de enlace provoca el cierre de los contactos del termostato a una determinada temperatura. Cuando la temperatura baja, de nuevo la reacción del bulbo termostático al contraerse provoca la apertura de los contactos.

Cualquiera que sea el tipo de termostato, el elemento sensible debe emplazarse siempre en la corriente de aire en movimiento (convección), cuidando que no sea influenciado por las corrientes de aire caliente que se originan al abrir la puerta de la cámara.

El bulbo no debe fijarse en ninguna de las paredes de la cámara y se debe evitar su instalación en la caída de aire frío del evaporador.

Termostato antihielo

termostato antihielo

Este tipo de termostato actúa como elemento de seguridad en los evaporadores enfriadores de líquidos, detectando la formación de hielo en la superficie del eva­porador, ya que ello podría dañarlo, además de que cuando el evaporador se escar­cha disminuye su capacidad frigorífica, puesto que el propio hielo actúa como ais­lante.

Termostato de desescarche

El termostato de desescarche controla la formación de hielo sobre la superficie de los evaporadores de aire con expansión directa, por ejem­plo en las bombas de calor durante el funcionamiento en invierno, ya que actúa invirtiendo el ciclo de funcionamiento y con ello se consigue el des­escarche de la batería exterior, inyectando al serpentín los gases calien­tes provenientes de la descarga del compresor.

Termostato para final de desescarche

Este tipo de termostato tiene por misión interrumpir la alimentación eléctrica de las resistencias de desescarche instaladas en el evaporador.

Encontraremos termostatos fijos que normalmente montan un bimetal en su interior y a través de una grapa especial está en contacto con uno de los tubos del evaporador, una vez finalizado el desescarche y a partir de cierta temperatura positiva, desconecta la alimentación eléctrica a las resistencias.

También encontraremos termostatos con bulbo y con temperatura final de desescarche regulable, asegurando de esta forma la eliminación del hielo al poder regular la temperatura final más adecuada según la posi­ción del bulbo.

Algunos de estos termostatos incluyen un retardo para la puesta en marcha de los ventiladores del evaporador, ya que al final del desescarche se pondrá en marcha el compresor durante un tiempo, y a continuación, cuando el evaporador ya esté frío, pondrá en marcha los ventiladores, evitando de esta forma que el calor pro­vocado por las resistencias durante el desescarche sea transmitido al ambiente de la cámara.

Termostatos para evaporadores

Este tipo de termostatos son los empleados en refrigeración doméstica y comercial, como botelleros, vitrinas expositoras, fabricadores de hielo, etc.

Llevan un bulbo que va fijado en un punto del evaporador, normalmente el último tramo, a efecto de poder asegurar una temperatura óptima en el interior del com­partimento refrigerado.

termostato para evaporadorEn refrigeradores domésticos de un compartimento, el propio termostato monta en el mando de regulación un botón para efectuar los desescarches, el cual al accionarlo abrirá los contactos que alimentan al motor y no volverá a rearmarse hasta que en el evaporador no se alcance una temperatura aproximada de cinco grados positivos, asegu­rando de esta forma que no haya hielo en la
superficie del evaporador .

En refrigeradores domésticos de dos comparti­mentos y un solo motor, los desescarches en el compartimento conservador se realizan a través de una resistencia instalada en la parte trasera de la placa del evaporador, la cual entra en funciona­miento durante las paradas del compresor, conec­tada eléctricamente en serie con la bobina de tra­bajo del compresor.

Los desescarches en los compartimentos conge­ladores siempre tienen que ser manuales, desco­nectando la instalación de la corriente eléctrica, o bien situando el mando del termostato en la posición de paro.

Los refrigeradores domésticos del tipo “combi” se acostumbran a instalar un avisador (luz roja) que se enciende cuando la temperatura en el departamento congelador aumenta unos 6 ºC sobre la temperatura consignada en el termosta­to para el arranque.

Termostatos de dos escalones

Este tipo de termostato se encuentra habitualmente en instalaciones de aire acon­dicionado en las que se requiera un control automático en los ciclos de frío y de calor con una zona muerta intermedia.

Eléctricamente consta de un doble contacto conmutado para poder realizar las fun­ciones, aunque también es aplicable como control de temperatura normal, utilizan­do para ello uno de los conmutadores para el funcionamiento de la instalación y el otro como seguridad.

Termostatos electrónicos

En los termostatos electrónicos el control de las temperaturas se realiza por medio de sondas que pueden ser de coeficiente térmico positivo (CPTC) o negativo (CNTC) instaladas en unos puntos concretos según su cometido.

termostato electrónicoUna de las principales características de estas sondas es que varían su resistencia en relación a la temperatura que detectan, mandando dicho valor a un módulo elec­trónico para que actúe en consecuencia. Normalmente los termostatos electrónicos integran más funciones y tienen más prestaciones que los termostatos mecánicos.

Podemos encontrar desde termostatos electrónicos con sólo una salida para el relé que alimenta al compresor, hasta tener varias salidas de relés para poder controlar, además, el principio y final de los desescarches, el retardo de los ventiladores, seña­les de alarma , temperaturas de consigna y ambiente interior, etc.

Los márgenes de regulación de temperaturas son muy ámplios, es normal encontrar márgenes de temperaturas comprendidas entre -60 y +90 °C con un error máximo de un 1%. Además, el diferencial permite ser regulado de 0,5 a 10 °C con mucha fia­bilidad, factor muy importante para el buen funcionamiento de la instalación.

Regulación del termostato

Según el tipo de termostato, además de poder regular la temperatura de corte a tra­vés del mando principal, tendremos acceso a la regulación del diferencial que debe existir entre ésta temperatura y la de arranque.

La diferencia normal entre la apertura y cierre del circuito está entre 2 y 8 °C, siem­pre dependiendo de las necesidades y características de la instalación, aunque nor­malmente con un diferencial de 4 o 5 °C ya se le da el tiempo necesario para que se igualen las presiones de los circuitos de alta y de baja, obteniéndose a la vez un con­trol de la temperatura correcto.

En refrigeradores que como sistema de arranque emplean un relé de intensidad sin condensador de arranque y la expansión se efectúe a través de tubo capilar, el ter­mostato tendrá que tener un diferencial lo suficientemente amplio como para dejar que se lleve a cabo la igualación de presiones entre los circuitos de alta y baja duran­te el tiempo de parada, de lo contrario el protector térmico “Klixon” desconectará la alimentación eléctrica del motor debido al aumento de consumo provocado por la alta presión existente en el condensador que no le permitirá arrancar.

Si el sistema de arranque utilizado es una resistencia de coeficiente térmico positi­vo (PTC) el tiempo de parada no debe ser inferior a 5 minutos, ya que es el tiempo que necesita la resistencia para enfriarse antes de efectuar un nuevo arranque, de lo contrario también actuaría el protector térmico.

Comentarios

  1. Juan Gonzalez junio 3, 2015 Reply
  2. Rolando garcía Sierra noviembre 19, 2015 Reply
    • Gerfri noviembre 20, 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR