Aire acondicionado » Defecto » Sistema de Refrigeración por Absorción

Sistema de Refrigeración por Absorción

El sistema de refrigeración por absorción es una alternativa al sistema de compresión convencional que utiliza la energía térmica para generar frío. Este sistema se basa en la absorción de un líquido refrigerante por parte de otro líquido, lo que provoca una disminución de la temperatura y la producción de frío. A diferencia del sistema de compresión, el sistema de refrigeración por absorción no utiliza gases refrigerantes que puedan ser dañinos para el medio ambiente y además, puede funcionar con fuentes de energía renovable como la solar o la geotérmica. En esta presentación se explicará cómo funciona el sistema de refrigeración por absorción y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué es un sistema de refrigeración por absorción?

Un sistema de refrigeración por absorción es un tipo de sistema de refrigeración que utiliza una combinación de sustancias químicas para producir frío y enfriar una habitación o un espacio.

El proceso de refrigeración por absorción se basa en la capacidad de ciertas sustancias químicas para absorber, disolver y liberar otras sustancias químicas. En un sistema de refrigeración por absorción, dos sustancias químicas clave son utilizadas: el refrigerante y el absorbente.

El refrigerante es una sustancia química que se evapora y se condensa repetidamente para absorber y liberar el calor. En un sistema de refrigeración por absorción, el refrigerante utilizado es generalmente amoníaco o agua. El absorbente, por otro lado, es una sustancia química que es capaz de absorber el vapor del refrigerante y disolverlo. El absorbente más comúnmente utilizado en los sistemas de refrigeración por absorción es el agua y la solución de agua y litio.

En un sistema de refrigeración por absorción, el refrigerante se evapora en un evaporador, absorbiendo el calor del ambiente. El vapor de refrigerante es entonces absorbido por el absorbente en un absorbedor, disolviéndose en él. El absorbente y el vapor de refrigerante disueltos se envían a un generador, donde se calientan para liberar el vapor de refrigerante. El vapor de refrigerante se condensa en un condensador, liberando el calor en el ambiente exterior y convirtiéndose de nuevo en líquido. El líquido refrigerante se envía entonces de vuelta al evaporador para repetir el proceso.

Los sistemas de refrigeración por absorción se utilizan comúnmente en aplicaciones industriales y comerciales, como la refrigeración de edificios, la refrigeración de alimentos y la refrigeración de productos químicos. Este tipo de sistema de refrigeración es más eficiente energéticamente que los sistemas de refrigeración convencionales, lo que lo hace ideal para entornos donde se necesita refrigeración constante y económica.

Este sistema es más eficiente energéticamente que los sistemas de refrigeración convencionales y se utiliza comúnmente en aplicaciones industriales y comerciales.

¿Cómo funciona el sistema de absorción?

El sistema de refrigeración por absorción es una alternativa eficiente y sostenible al sistema de refrigeración por compresión convencional. A diferencia de este último, el sistema de absorción no utiliza un compresor mecánico para comprimir el refrigerante y generar frío. En su lugar, utiliza un proceso de absorción que se basa en la capacidad de ciertas sustancias químicas para absorber y liberar vapor de agua.

El sistema de absorción se compone de dos ciclos: el ciclo de refrigeración y el ciclo de absorción. El ciclo de refrigeración es similar al ciclo de compresión, pero en lugar de un compresor mecánico utiliza un generador de vapor. Este generador de vapor se encarga de calentar el refrigerante y convertirlo en vapor, que posteriormente se condensa para generar frío.

El ciclo de absorción, por otro lado, se encarga de regenerar el refrigerante líquido y devolverlo al generador de vapor. Este ciclo se compone de un absorbedor y un evaporador. El absorbedor se encarga de absorber el vapor de refrigerante generado en el ciclo de refrigeración mediante una sustancia química llamada absorbente. El evaporador, por su parte, se encarga de generar vapor de refrigerante mediante la absorción de calor del medio que se desea enfriar.

El proceso de absorción se basa en la capacidad de ciertas sustancias químicas para absorber y liberar vapor de agua. En el sistema de absorción, el refrigerante líquido se mezcla con una solución de absorbente en el absorbedor. La solución de absorbente tiene una mayor afinidad por el vapor de refrigerante que el refrigerante líquido en sí. Por lo tanto, el vapor de refrigerante se desplaza del líquido al absorbente, lo que genera una solución de refrigerante concentrada en el absorbedor y una solución diluida en el evaporador.

La solución concentrada de refrigerante se dirige al generador de vapor, donde se calienta y se convierte en vapor de refrigerante. Este vapor se condensa en el condensador, generando frío en el proceso. El líquido de refrigerante condensado se dirige de nuevo al absorbedor, donde se mezcla con la solución de absorbente y se inicia de nuevo el ciclo de absorción.

Este proceso se compone de dos ciclos, el ciclo de refrigeración y el ciclo de absorción, que trabajan en conjunto para generar frío de manera eficiente y sostenible.

¿Dónde se utiliza la refrigeración por absorción?

La refrigeración por absorción es un proceso de enfriamiento que se utiliza en diversas aplicaciones, especialmente en aquellas que requieren una gran cantidad de energía para funcionar. Este sistema utiliza un líquido refrigerante y un absorbente para producir frío.

La refrigeración por absorción se utiliza principalmente en edificios comerciales e industriales, como hoteles, hospitales y fábricas. Estos lugares requieren grandes cantidades de refrigeración para mantener las temperaturas adecuadas y mantener los procesos de producción en marcha.

En la industria alimentaria, la refrigeración por absorción se utiliza en la conservación de alimentos y en la producción de bebidas frías. Además, este sistema es muy popular en las centrales térmicas, donde se utiliza para enfriar el agua que se utiliza para producir vapor y generar electricidad.

La refrigeración por absorción también se utiliza en sistemas de aire acondicionado de gran tamaño. En estos sistemas, el agua se utiliza como refrigerante y el amoníaco como absorbente. Esta combinación se utiliza para enfriar el aire que se distribuye en grandes edificios, como centros comerciales y aeropuertos.

Este sistema es muy eficiente y puede ayudar a ahorrar energía y reducir los costos de operación.

¿Qué tipo de refrigerante se utiliza en refrigeración por absorción?

Los sistemas de refrigeración por absorción se utilizan en aplicaciones de refrigeración y climatización en las que se requiere una mayor eficiencia energética y una menor huella de carbono. Estos sistemas utilizan un ciclo termodinámico en el que un refrigerante es absorbido por un absorbente para producir enfriamiento.

En la refrigeración por absorción, no se utilizan los refrigerantes comunes como el R-134a o el R-410A que se utilizan en los sistemas de refrigeración por compresión. En su lugar, se utilizan refrigerantes naturales como el amoníaco (NH3) o el agua (H2O) como refrigerante. Estos refrigerantes tienen una mayor capacidad de absorción y un menor impacto ambiental que los refrigerantes sintéticos.

El amoníaco es uno de los refrigerantes más utilizados en la refrigeración por absorción debido a su alta capacidad de absorción y su bajo costo. Sin embargo, es un refrigerante tóxico y corrosivo, lo que hace que su manipulación sea peligrosa y requiere una mayor precaución en su uso.

El agua es otro refrigerante natural utilizado en la refrigeración por absorción. Es un refrigerante no tóxico y no inflamable, lo que lo hace más seguro de usar. Además, el agua es un refrigerante abundante y de bajo costo.

La elección del refrigerante dependerá de las necesidades específicas del sistema de refrigeración y de las precauciones necesarias para su manipulación y uso seguro.