Aire acondicionado » Calefaccion » Suelo radiante » Instalación de Sistemas Suelo Radiante y Refrescante

Instalación de Sistemas Suelo Radiante y Refrescante

La instalación de sistemas de suelo radiante y refrescante es una alternativa cada vez más común para la climatización de edificios y hogares. Este sistema consiste en la instalación de tuberías bajo el suelo que permiten el paso de agua caliente o fría, dependiendo de la necesidad de temperatura en cada momento. Esta tecnología es eficiente y cómoda, ya que permite regular la temperatura de forma homogénea en todo el espacio, sin necesidad de radiadores o aparatos de aire acondicionado ruidosos y molestos. En este artículo se detallará el proceso de instalación de estos sistemas y las ventajas que aportan en términos de ahorro energético y confort.

¿Cuánto cuesta poner suelo radiante en una casa?

Si estás pensando en instalar un sistema de suelo radiante en tu hogar, es importante que conozcas los costos que implica esta instalación. El precio dependerá de varios factores, como la superficie a cubrir, el tipo de suelo radiante y la complejidad de la instalación.

En general, el costo por metro cuadrado de instalación de suelo radiante oscila entre los 50 y los 100 euros. Este precio puede variar en función del tipo de suelo radiante que elijas, ya que existen diferentes opciones en el mercado, como los sistemas de agua caliente o eléctricos.

Los sistemas de agua caliente suelen ser más costosos que los eléctricos, ya que requieren de una instalación más compleja y de la conexión a una caldera o a una bomba de calor. Por otro lado, los sistemas eléctricos son más fáciles de instalar y requieren menos mantenimiento, pero su consumo energético es mayor.

Además del costo de la instalación, debes tener en cuenta otros gastos relacionados con la instalación de un sistema de suelo radiante, como la preparación del suelo, la mano de obra y los materiales necesarios. También es importante considerar el ahorro energético que supone este tipo de calefacción, que puede variar en función de la eficiencia energética de tu hogar.

Si estás interesado en este tipo de calefacción, es recomendable que solicites presupuestos a diferentes empresas especializadas y compares las opciones disponibles.

¿Cómo funciona un suelo radiante refrescante?

El suelo radiante refrescante es un sistema de climatización que permite mantener una temperatura agradable en el hogar o en el trabajo durante los días de calor intenso. Este sistema se basa en la circulación de agua fría a través de tuberías instaladas debajo del suelo.

El funcionamiento del suelo radiante refrescante es muy sencillo. La instalación se realiza durante la construcción del edificio, por lo que es importante planificar su inclusión desde el inicio del proyecto. Se instalan tuberías de polietileno reticulado (PEX) en el suelo, las cuales están conectadas a una bomba de calor y a un termostato.

El agua fría circula por las tuberías y absorbe el calor del suelo, reduciendo la temperatura de la habitación. La distribución del agua fría es uniforme y controlada gracias a la disposición de los tubos en forma de serpentín. De esta manera, se evita la creación de zonas frías o calientes.

La temperatura del agua se regula mediante el termostato, que se encarga de encender o apagar la bomba de calor según las necesidades de la habitación. Además, el suelo radiante refrescante también tiene la capacidad de regular la humedad ambiental, lo que aumenta la sensación de confort en el ambiente.

Otra de las ventajas del suelo radiante refrescante es su eficiencia energética. Al contrario de lo que sucede con los sistemas de aire acondicionado convencionales, el suelo radiante refrescante no necesita de grandes cantidades de energía eléctrica para mantener una temperatura agradable en la habitación. Por este motivo, su uso se está extendiendo cada vez más.

Su funcionamiento es sencillo y su eficiencia energética es excelente. Además, su capacidad para regular la humedad ambiental aumenta la sensación de confort en el ambiente.

¿Cuál es el mejor sistema de suelo radiante?

Al momento de considerar la instalación de sistemas de suelo radiante y refrescante, surge la pregunta de cuál es el mejor sistema a implementar. La respuesta no es tan sencilla ya que existen diversas opciones en el mercado.

Sistemas de suelo radiante eléctrico

Uno de los sistemas más populares es el de suelo radiante eléctrico, el cual se basa en la instalación de cables calefactores bajo el piso. Estos sistemas son ideales para viviendas pequeñas o espacios reducidos, ya que su costo de instalación y mantenimiento es bajo. Sin embargo, son menos eficientes que los sistemas hidráulicos y pueden generar un mayor consumo energético.

Sistemas de suelo radiante hidráulico

Los sistemas de suelo radiante hidráulico, por otro lado, usan agua caliente para calentar el piso y son más eficientes que los sistemas eléctricos. Además, son ideales para grandes espacios, ya que su instalación puede ser más costosa, pero su mantenimiento es más sencillo. Sin embargo, su instalación requiere de una planificación previa y de un espacio para alojar la caldera que calentará el agua.

Sistemas de suelo radiante con aerotermia

Una opción más novedosa son los sistemas de suelo radiante con aerotermia, los cuales aprovechan el aire exterior para calentar el agua que se utilizará en el sistema hidráulico. Este sistema es altamente eficiente y no depende de combustibles fósiles, lo que lo convierte en una opción más sostenible. Sin embargo, su costo de instalación es más elevado que los sistemas eléctricos y puede requerir de un espacio adicional para alojar la unidad exterior de la aerotermia.

¿Qué se pone debajo del suelo radiante?

La instalación de un sistema de suelo radiante y refrescante es una excelente opción para climatizar una vivienda o edificio de manera eficiente y cómoda. Pero, ¿qué se debe colocar debajo del suelo radiante para que funcione correctamente?

Lo primero que se debe colocar es una capa aislante de poliestireno extruido. Esta capa tiene como objetivo evitar que el calor se escape hacia abajo y que la humedad suba hacia el suelo radiante. Además, ayuda a distribuir la carga del suelo radiante de manera uniforme.

Encima de esta capa aislante se coloca la malla electro-soldada, que sirve como soporte para los tubos del suelo radiante. Esta malla se fija al suelo mediante tacos y se debe colocar de manera que quede bien tensa y sin arrugas para evitar que los tubos se dañen.

Una vez colocada la malla, se procede a instalar los tubos del suelo radiante. Estos tubos pueden ser de diferentes materiales, como polietileno reticulado o PEX y deben tener un diámetro adecuado para garantizar un flujo de agua óptimo.

Finalmente, se cubre todo el sistema con una capa de mortero autonivelante o con placas de yeso laminado, dependiendo de las necesidades y preferencias del cliente. Esta capa protege los tubos del suelo radiante y permite que la temperatura se distribuya de manera uniforme por toda la superficie.